Renuncia

No estoy dispuesto, no, a verte vivir sobremanera

aunque al poseerte mi vida se dio inicio

tanto que tu antifaz sagaz se me hizo vicio

plagándome de un compás de espera.


No estoy dispuesto, no; repito,

a por pagar tu amor renunciar a mi sosiego,

mientras la suma de los días alimenta tu ego

y yo desciendo hasta un mísero suplicio.


No estoy dispuesto, no; proclamo,

a fomentar  tu verde desempeño

al compararme con húmedo leño

que el fuego no consume por desánimo.


Si en el alba una promesa me dibujas

o a las puertas del cielo me presentas,

no será todo, no; falta lo simple,

que en mí es lo grande.

Falta lo que a tu ser me hizo adherirme:

tu calma ofrezcas cuando te hable.


No estoy dispuesto a las alabanzas,

menos a sobras de tu fragancia.

Quiero el sabor,

quiero palparte,

quiero en tu voz pasión a alarde.

Es todo o nada,

cierro contrato,

no estoy dispuesto a por tan poco más involucrarme.


Poesía

4 Comentarios Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: