Secuencia

El humo sube, tú me sorprendes

me atraes al foco de tus laderas

mi brazo izquierdo por fin te envuelve

mi boca busca en tu cuello hoguera.

Mi pecho firme apoya en tu espalda

siento me agito, tu piel me escalda.

¡cuán bien te giras! clavas tus ojos

yo los enfrento, vienen antojos.

Vas a mi boca y sin tropiezos

carnosa esfinge se torna en beso

obstinada lengua regresa al cuello

de lúcido rey a plebeyo rezo.

Pretendes más y ya me sometes

contra tu cuerpo el mío arremetes

fiero candil bien se aviva en ti

quieto responde a tu sed de mí.

El humo sube está en todas partes,

al suelo tendidos, ya no hay cobardes.

se aleja el juicio, es infiel gitano.

pierdo la vista, encuentro tu mano.

Me arriesgo a todo

habrá que ver

cuanta bravura puede caber

si te resistes a amanecer.

Poesía

1 comentario Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: