Para un amigo…

Hoy este es mi deseo para ti

porque acumulo atardeceres

lamentando los placeres

que hube de perder cuando partí.

Deseo la mañana sea tu dueña

un tanto fría,un tanto cálida

ya como sea que sea válida

tal y dispuesta a lo que sueñas.

Deseo asumas una hora solo

y así converses con tus adentros

por no olvidar como has de amarte

cuando los que se arriman más que corderos resulten lobos.

Deseo una morena te ofrezca su regazo

pues de mujeres,

nunca lo niego,

tiernas caricias

alivian pesos de los fracasos.

Deseo cuentes las piedras grises

que de camino hoy te tropieses

así comprendas todas las veces

que al extrañarte me pongo triste.

Deseo que la soberbia te de un respiro

y bien lo aproveches

al borrar reproches

que han alejado a buenos amigos.

Deseo que la emergencia de un “te quiero”

resulte en fuerzas

cuando carezcas,

de por vivir, deseos fieros.

Deseo notes con esos ojos,

trazos de dioses que osas exhibir,

que oculta estrella puede existir

tras viejas puertas y flojos cerrojos.

Deseo para ti un cielo despejado

así del arte del tono rojo

en mágica tarde

seas testigo sobre el tejado.

Deseo tengas el mínimo chance

de compartir tu sabiduría,

es mero crimen lo que cabría

en cohibir proverbios que tu voz alce.

Deseo para ti risas de hembras

mirar de madre

puño de amigo

pecho que se abre.

Sed de saber

placer de carnes

placer de ver

sentir que arde.

Deseo expongas tu dentadura

si por ser loco alguien te censura

valdrá la pena, si por reírte pasas de enfermo,

no dejes nunca de presentarte

con esos aires de maíz tierno.

Deseo guardes todos los versos que ahora te escribo

y estés al corriente,

ya de una vez,

que esto es en serio,

lo que te doy,

lo que te digo.

Deseo que si saberme tras la pantalla

te hará sumiso de consolar

o ata tu anhelo de despreciar,

que no te aguantes

y con términos claros ya te levantes,

pues de tu palabra exijo verdades,

no compromisos,

no trivialidades.

Insisto, hoy para ti

deseo todo lo deseable,

lo apetecible, lo valorable.

Tu lo mereces, arbusto mimado

que enciendes velas a tercos juicios

que el ignorante cree avivados.

Deseo más,

lo inescribible,

lo inexplicable,

lo novedoso,

lo inigualable.

Deseo te eleves con el coraje

de los que viven sin permitir

de los moldeados crueles ultrajes.

Si al fin te atreves,

de un solo gesto toma mi mano

que llego al fin y tiño en carmín

el blanco pudor.

Deseo confiado que en cada “algo”,

a lo que enfrentes,

veas el amor.

Poesía

1 comentario Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: