XII

Ovales y nocivos
siniestros y tajantes
tallados crucifijos
mi imagen doble arde.

Audaz ya los conduces
los posas sin preámbulos,
el par más tentador
de lobos en furor.

Tropiézalos de un salto
engañado quedarás de cínica manera,
apuestas por una mariposa
siendo en fin dos rosas,
sí,
pero de espinas inquietantes.

Y poco ponzoñosos desde mi descripción
Si los vives de fondo
te privan de razón
valiendo de un conjuro
de gestos y maneras
te arrojan por la cuesta,
por la cual no volvieras.

Ranura equidistante
ironía repetida
gemelos arrasantes
sangre de dios vertida.

Comienzo a dibujarte
tus muros reproduzco
cuando asciendo ligero
y trepo al arco de tus cejas
pienso en precipitar
sobre las aguas negras
fracaso en delinear
al menos una hebra.

Desisto por cansancio
topé con la excepción
tus ojos son del diablo
la más noble expresión.

Amar saca de quicio. Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: