Poesía

Contornos.

Con tirantez atrevida

se ciñe tu camiseta

dejando a libre pensar

soñar que una mano inquieta

pueda en tu pecho posar

los pecados que cometa.

Y en los trazos de las venas

por el dorso de tu manos

marcaría el recorrido

por buscar con tal agrado

el néctar que me condena

como a desertor soldado.

La robustez de tu boca

el atrevido mentón

me acomoda en una idea

que es casi una insinuación

que a mordedura provoca

o autoplacer de rincón.

Y el maleante que hay disperso

en tu actitud dominguera

me hace suponer en cuanto

puede convocar tu hoguera

cuando te pienso en el manto

de esa pansexual esfera.

Las miradas roban tanto

que si por jurarlo fuera

me declararía en cantos

te daría lo que quieras

por amanecer rozando

alguna de tus laderas.

Tus contornos gustan tanto

como gusta primavera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s