Poesía

Desamparo

La casa está ardiendo

mi casa corazón.

Casa que te hace suyo aunque adulto te ha poseído.

La casa está siendo ultrajada por cauce uraño

una melena de viuda rencorosa.

El reino es doblegado por mil grados de demonios

y como arde la casa

sufro yo.

La casa es un milagro

dicha de quienes la habitamos.

Hoy todos saben en dónde está mi casa

no por su grandeza

sino por su desgracia.

¡Fuerza a mi gente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s