Opinión

El mal hábito de no escuchar.

La escucha y otros sentidos están retroalimentados negativamente, por la prostitución de la percepción que induce la imposición social de preceptos.